Por el bajo valle de Aspe

Aprovechamos el fin de semana para escaparnos al valle de Aspe, en la vertiente francesa del puerto de Somport. 

Entre el puerto de Somport y la localidad de Olorón, aparecen multitud de valles solitarios y de los que todavía nos queda algunos por visitar.

En primer lugar nos iremos al valle de Belonce, que está separado por el de Lescun por una espina montañosa en la que destaca el Pic de Labigouer, de 2175 mts. Para acceder a este lugar hay que subir al pueblecito de Borce y de ahí seguir la pista que asciende hasta donde la nieve o los desprendimientos de rocas nos permitan.

El Pirineo está muy cargadito de nieve y este tipo de montañas son bastante recomendables en estos momentos en los que el riesgo de avalancha es muy alto.

Y el lugar desde luego no decepciona... Porque la tranquilidad que se respira en esos lugares es simplemente espectacular.


 Iniciando la ruta por la pista del valle de Belonce


 Dejando atrás el bello bosque de Belonce


 Lecherines, Aspe y Llana de la Garganta


 Lurien, Pallas y Balaitous, 3 gigantes


Recorriendo el lomo hacia la cima del Labigouer, asomando iluminado por el sol el Lurien y Balaitous a su derecha


Ya en la cima el panorama es espectacular, con todo el pirineo navarro a nuestra vista.


 La Mesa de los tres Reyes, máxima altura navarra y la Table 



Pirineo Navarro-Aragones


Y para completar el fin de semana nos desplazamos al pintoresco pueblo de Aydius, desde donde intentaremos ascender al Montagnon D´Iseye. 

Se trata de una montaña muy extensa tapizada de bosques de hayas y abetos y que ya ascendimos desde el pueblo de Goust en el valle de Ossau un par de años atrás, pero nos gustó tanto que ahora vamos a intentar hacerlo desde esta otra vertiente.

Dejamos el coche en la pista de les salards y ascendemos por el valle que lleva hacia el collado de la Taillandère, pero la ventisca arrecia en la parte alta hasta tirarnos al suelo y con la cima del Pic de Lasnères nos damos por satisfechos.






Saliendo del bosque con las escarpaduras del Montagnon d´Isere

 El viento va en aumento y arrastra oleadas de nieve

 Dejando atrás el bosque y su protección

 La ventisca casi no deja pasar el sol en algunos momentos

 Dejamos el valle que asciende al Coll de la Taillandère y cogemos los lomos que nos llevarán al pic de Lasnères

La escarpada cima del Pic de Bergón aparece en la lejanía, como un fantasma entre la niebla

Vamos ganando altura y el fuerte viento se convierte en una incómoda ventisca

 Conforme nos acercamos a la cima la ventisca se convierte en vendaval...

 Ventisca

La ventisca convierte el paisaje en una imagen en blanco y negro


El video siempre permite hacerse una mejor idea... Pero llegar a la cima se convierte en un infierno


Montagnon D´Iseye desde el Pic de Lasnères. Su cima la dejaremos para otro día...


En el descenso esquiando rompo alguna placa de viento, pero la pendiente es poco inclinada y la cosa queda ahí... De todas formas el Pirineo está muy cargado de nieve y con este viento el riesgo de avalanchas se incrementa, así que ¡¡con cuidadín!!.

















Esquí por Bernera-Bisaurín

El finde pasado realizamos una preciosa circular ascendiendo de Lizara a la sierra de Bernera por el collado del Bozo y conectando con el Bisaurín por su vertiente norte.

Después de un comienzo de invierno muy seco, la montaña está bien cargadita de nieve gracias a las últimas nevadas y disfrutamos como auténticos enanos con los esquís.

La meteo está un poco incierta y las nieblas van y vienen pero al final resulta uno de esos día de esos difíciles de olvidar y que se cuentan con los dedos de las manos. 


 Hacia el valle de Aisa desde el collado del Bozo

 Descalzamos esquís en alguna pala de nieve dura

 Nieblas llegando al collado de bernera

 Llegando al collado de Bernera

 Llana de la Garganta y Collarada de fondo

 Cara Este del Bisaurín

 El Pirineo, vestido con sus mejores galas...

Pirineo desde Balaitous hasta Vignemale 

Llegando a la plana Mistresa

 Vertiente Norte de Bisaurín



 Cresta Este cerca de la sima

Mar de nubes

 Mar de nubes

Y ahora toca disfrutar esquiando hasta el coche






Pico Arbizón y lago de Caillauas

Por fortuna todavía quedan puntos negros en nuestros mapas. Lugares nunca visitados y que siempre nos rondan la cabeza con la ilusión de visitarlos algún día.

Esos lugares a veces son muy muy lejanos, pero otras veces están mucho más cerca de lo que pensamos. Y para arrojar un poco de luz en esos puntos de nuestro mapa nos hemos ido al valle de Aure y de Louron para visitar dos lugares que teníamos ganas de visitar desde hace tiempo.

El primero de los días lo dedicamos al pico de Arbizón, de 2831 mts. Se trata de una montaña separada por una cierta distancia del eje axial pirenaico y que destaca mucho por su elevada altura, al igual que su vecino, el cercano pico de Midi de Bigorre.

Para su ascenso elegimos la ruta del corredor Billón. En principio se trata de una ruta de escalada invernal de escasa dificultad de unos 300 mts y 40-45º de inclinación, aunque con la escasez de nieve que este año hay en el Pirineo, la cosa se empina el algún punto bastante más. 

Lo peor de la ruta, es quizás que la nieve en las caras norte aun no está muy transformada y resulta bastante inconsistente subir por ahí. Además hay algún pequeño resalte de roca y con esa nieve resulta difícil traccionar con los piolets. Además la roca en el entorno del corredor es de muy mala calidad.

La ventaja es, que al no haber unas dificultades muy grandes, podemos subir, que no es poco, pero se nos hace un poco tarde y la vuelta por el pico de Montfaucon es larga.

 Midi de Bigorre desde la Hourquette de Ancizan, donde iniciamos la ruta.


 Saliendo de la Hourquette de Ancizan.


 Extensas vistas hacia el valle de Luchón (Pico de la Mina y Salvaguardia)


La aproximación son unas 2h30 y el corredor entre 1 y 2 horas depende de la rapidez con la que se suba.


 Llegando a la base del corredor


 Imagen del corredor, con un montañero en su parte inferior tras el estrechamiento.


 Iniciando la parte más estética




 Sacamos la cuerda en un par de largos por la inconsistencia de la nieve


A mitad e corredor oímos un estruendo que cae de arriba y varias piedras se desploman sobre la parte baja del corredor, sin duda como siempre es muy recomendable el casco, aunque si te cae una de esas... mejor ni pensarlo.


 El casco recomendable...


 Salida a la cresta y hacia la cima


 Últimos metros a la cima


 Neouvielle desde el Arbinzón


La subida la hemos hecho hasta la base del pico por la Coume de Maoubé, pero el descenso se realiza recorriendo la cresta Oeste por su vertiente Sur y pasando por la cima del Montfaucon, para descender por el valle al norte del Montfaucon y la ruta es muy larga.

Llegamos al coche con las últimas luces y bastante cansados.



 Pasamos bajo la cara norte. Se observa el corredor de la cara norte y la norte, pero con poca nieve y pasos de bloques empotrados.





Después de la circular que hemos realizado y vistas las condiciones de la nieve para escalar, al día siguiente nos decantamos por algo más relajado y nos vamos a Pont de Prat, para ascender al lago de Caillauas.

La ascensión merece la pena, a pesar de que las gargantas de Clarabide son un fantástico congelador. ¡Con este tiempo todo está literalmente congelado!.

El valle es una preciosidad y el ambiente es muy alpino rodeado de montañas poco conocidas pero espectaculares, de las que cuelgan grandes corredores y cascadas de hielo.

Desde el lago, mucho más arriba, quedan cimas míticas como el Gourgs Blanc o el Spijoules.



 Camino de las Gorgues de Clarabide


 Camino al lago de Caillauas, completamente congelado


 Lago de Caillauas, según dicen el más profundo del Pirineo


 Ambiente de grandes montañas


Estalagmita de hielo


Y con esta visita alumbramos un poco esa preciosa zona del valle de Aure y Louron, en la que teníamos un punto negro en el mapa y descubrimos un lugar al que sin duda habrá que volver...