Pico Arbizón y lago de Caillauas

Por fortuna todavía quedan puntos negros en nuestros mapas. Lugares nunca visitados y que siempre nos rondan la cabeza con la ilusión de visitarlos algún día.

Esos lugares a veces son muy muy lejanos, pero otras veces están mucho más cerca de lo que pensamos. Y para arrojar un poco de luz en esos puntos de nuestro mapa nos hemos ido al valle de Aure y de Louron para visitar dos lugares que teníamos ganas de visitar desde hace tiempo.

El primero de los días lo dedicamos al pico de Arbizón, de 2831 mts. Se trata de una montaña separada por una cierta distancia del eje axial pirenaico y que destaca mucho por su elevada altura, al igual que su vecino, el cercano pico de Midi de Bigorre.

Para su ascenso elegimos la ruta del corredor Billón. En principio se trata de una ruta de escalada invernal de escasa dificultad de unos 300 mts y 40-45º de inclinación, aunque con la escasez de nieve que este año hay en el Pirineo, la cosa se empina el algún punto bastante más. 

Lo peor de la ruta, es quizás que la nieve en las caras norte aun no está muy transformada y resulta bastante inconsistente subir por ahí. Además hay algún pequeño resalte de roca y con esa nieve resulta difícil traccionar con los piolets. Además la roca en el entorno del corredor es de muy mala calidad.

La ventaja es, que al no haber unas dificultades muy grandes, podemos subir, que no es poco, pero se nos hace un poco tarde y la vuelta por el pico de Montfaucon es larga.

 Midi de Bigorre desde la Hourquette de Ancizan, donde iniciamos la ruta.


 Saliendo de la Hourquette de Ancizan.


 Extensas vistas hacia el valle de Luchón (Pico de la Mina y Salvaguardia)


La aproximación son unas 2h30 y el corredor entre 1 y 2 horas depende de la rapidez con la que se suba.


 Llegando a la base del corredor


 Imagen del corredor, con un montañero en su parte inferior tras el estrechamiento.


 Iniciando la parte más estética




 Sacamos la cuerda en un par de largos por la inconsistencia de la nieve


A mitad e corredor oímos un estruendo que cae de arriba y varias piedras se desploman sobre la parte baja del corredor, sin duda como siempre es muy recomendable el casco, aunque si te cae una de esas... mejor ni pensarlo.


 El casco recomendable...


 Salida a la cresta y hacia la cima


 Últimos metros a la cima


 Neouvielle desde el Arbinzón


La subida la hemos hecho hasta la base del pico por la Coume de Maoubé, pero el descenso se realiza recorriendo la cresta Oeste por su vertiente Sur y pasando por la cima del Montfaucon, para descender por el valle al norte del Montfaucon y la ruta es muy larga.

Llegamos al coche con las últimas luces y bastante cansados.



 Pasamos bajo la cara norte. Se observa el corredor de la cara norte y la norte, pero con poca nieve y pasos de bloques empotrados.





Después de la circular que hemos realizado y vistas las condiciones de la nieve para escalar, al día siguiente nos decantamos por algo más relajado y nos vamos a Pont de Prat, para ascender al lago de Caillauas.

La ascensión merece la pena, a pesar de que las gargantas de Clarabide son un fantástico congelador. ¡Con este tiempo todo está literalmente congelado!.

El valle es una preciosidad y el ambiente es muy alpino rodeado de montañas poco conocidas pero espectaculares, de las que cuelgan grandes corredores y cascadas de hielo.

Desde el lago, mucho más arriba, quedan cimas míticas como el Gourgs Blanc o el Spijoules.



 Camino de las Gorgues de Clarabide


 Camino al lago de Caillauas, completamente congelado


 Lago de Caillauas, según dicen el más profundo del Pirineo


 Ambiente de grandes montañas


Estalagmita de hielo


Y con esta visita alumbramos un poco esa preciosa zona del valle de Aure y Louron, en la que teníamos un punto negro en el mapa y descubrimos un lugar al que sin duda habrá que volver...




Gran Diagonal - Telera

Después de casi dos meses sin nevadas, la montaña está bastante seca pero muy estable. Para estrenar el nuevo año, nos escapamos a la sierra de Telera, para intentar ascender una clásica que tengo pendiente, la Gran Diagonal.

No sabemos a ciencia cierta cómo estarán las condiciones de la nieve en el corredor, pero la única forma de averiguarlo es ir  y verlo. Así que nos vamos a Piedrafita de Jaca donde se inicia la ascensión.




La nieve empieza a 1800 mts pero con poco espesor y mucha piedra y al asomarnos al corredor ya vemos que está bastante seco.


La gran diagonal desde la parte inferior


Primeras palas


 Acercándonos al estrechamiento donde comienza realmente el corredor




El corredor se divide más arriba en dos ramales, uno a derecha y otro a izquierda. El de la izquierda tiene un bloque empotrado que con la escasez de nieve puede estar delicado y nos desviamos hacia la derecha, pero demasiado pronto...

Cogemos un ramal a la derecha que no nos lleva a ninguna parte y tenemos que rectificar volviendo al corredor realizando una travesía por laderas de fuerte pendiente.

Escalando en el primer ramal  derecho.




Una vez en el eje del corredor, volvemos a coger otro ramal a la derecha equivocado. Hoy no es nuestro día.

Por ese segundo ramal llegamos a un tramo vertical con poca nieve y hielo y en muy malas condiciones y tras un intento, decidimos bajar. No puede ser por ahí...




Tras descender nuevamente al eje del corredor, seguimos rectos por éste y comprobamos que el camino es por ahí... El corredor se divide en dos ramales pero más arriba de lo que esperamos.

Las condiciones en ese ramal son mejores que lo que hemos escalado anteriormente pero con el tiempo que hemos perdido, vamos a llegar muy tarde a la cima, así que decidimos descender.

Ya volveremos en otra ocasión con la ruta más clara...


 Destrepando en el corredor


Sierra de Tendeñera


Nos vamos con pena de no haber tenido más tiempo, pero con muchas ganas de volver. Esperaremos a que las condiciones sean mejores.





Cerdanya Diciembre 2016

A principios del mes de diciembre nos escapamos a la Cerdanya, aprovechando el largo puente que tenemos por delante. Aprovechamos para visitar esas montañas que por su lejanía normalmente no podemos disfrutar y la experiencia es, como siempre que vamos por allí, muy positiva.

Este año, una importante nevada dejó el monte bien nevado a principios del mes de noviembre, pero después, las nevadas han brillado por su ausencia y la nieve empieza a escasear, especialmente en la vertiente francesa.

Probamos el primer día la subida al Cambre d´Ase por el corredor Vermicelles, que nos quedó pendiente en nuestra anterior visita. 

El día no acompaña mucho y está muy nublado con ventisca en la parte alta, pero en el corredor estamos protegidos del viento y a pesar de que no hay mucha nieve las condiciones son bastante buenas. 

El acceso es un tanto incómodo, porque no hay base de nieve suficiente y tenemos que cruzar una zona de grandes rocas con importantes agujeros donde se cuelan nuestras piernas.


El corredor Vermicelles está oculto casi en todo momento.

Entrando al corredor nos encontramos con dos esquiadores


Estrechamiento en el corredor


El corredor es muy encajonado y con un ambiente precioso, pero bastante sencillo de ascender con algún paso de 50º pero una media de 40 o 45º.






Lo más complicado puede ser la cornisa de salida, pero en esta ocasión es casi inexistente.

En la parte superior nos azota la ventisca y hace mucho frío. Después de llegar a la cumbre del Cambre d´Ase, volvemos a la salida del corredor y de ahí bajamos entre la niebla por un lomo nevado y con cuidado de no extraviarnos hasta la estación de esquí de Eyne, de donde hemos salido.


Cumbre de Cambre d´Ase 2711 mts



Vistas desde Font Romeu, nuestra base de excursiones por la Cerdanya


Font Romeu, un lugar realmente encantador...


Amanecer desde Font-Romeu, con el Pedraforca y la sierra del Cadí en la lejanía


Al día siguiente el pronostico del tiempo es bastante malo y aprovechamos para descansar. Salimos a trotar un rato por las pistas de esquí de fondo de Font Romeu, que con el invierno que está haciendo aun no tienen nieve.

Y una vez que vuelve el sol, pasamos a la vertiente francesa a través del puerto de Porte Puymorens, para ascender  el pico del Estany Faury. Se trata de una montaña poco visitada en el alto Arriege, en el valle de Merens.

Partimos de Merens les Vals donde descubrimos una preciosa iglesia románica con su característica torre, y del mismo estilo que las famosas iglesias románicas del valle de Boi, que son patrimonio de la humanidad.

Iglesia románica de Merens les Vals


Pasamos junto a unas piscinas de aguas sulfurosas, a las que pensamos meternos en la bajada y seguimos el curso del barranco de Nabre. Los días están siendo muy fríos y el camino está plagado de placas de hielo, siendo muy incómodo caminar.


Seguimos el sendero del barranco de Nabre


Barrando de Nabre

Después de llegar a una pequeña presa, se abandona el buen camino y cogemos un pequeño sendero bajo la nieve que nos introduce en la cuenca alta del valle hacia los ibones de Madides. Un lugar muy poco transitado y que parece un congelador...


Pasamos por los Lagos de Madides, que están helados, bajo la cima de Esquine d´Ase.


Cuenca superior de los lagos de Madides, un lugar muy perdido

Cerca de la cima y traspuesta la cresta Sur, podemos disfrutar de un poco de sol después de caminar todo el día a la sombra. Han sido casi 5 horas de ascensión.


Último canal de nieve


Llegando a la cumbre de 2702 mts


El Puigpedros de Lanoux desde la cumbre


Desde la cumbre, horizontes de montañas del Alto Arriege


Iglesia románica de Merens les Vals, del siglo XII


Para el día siguiente el cuerpo pide alguna ascensión más suave, y nos vamos al precioso valle de Riberola para ascender el pico de Nou Fonts. La ruta se ve facilitada por la pista que desde Prats de Balaguer nos lleva hasta la presa de Aumet, a 1620 metros de altitud, lo que reduce considerablemente lo que de otra manera sería una importante pateada...

A pesar de ello la ascensión es bastante más larga de lo que nuestras piernas nos piden, pero que se va a a hacer. Nos lo tomamos con tranquilidad.


El camino en algunos sitios parece un glaciar... 


Saliendo del bosque en el valle de la Riberola





En la pala final (cara Noreste), cerca de la cumbre del Nou Fonts (2861 mts)


Pic del Infern, al fondo desde la cima


La serranía de Montserrat en la lejanía desde la cumbre


Al final el día resulta algo más largo de lo esperado pero el descenso lo hacemos muy rápido y entre ascensión y descenso nos lleva 6h y media.

Al día siguiente nos vamos al Puigpedros de Lanoux, que desde el puerto de Porté Puymorens presenta un desnivel más modesto que los días anteriores. Hemos encontrado información de un corredor en su cara Noroeste y vamos a probar que tal está.

La verdad es que las escasas nevadas no han dejado una buena capa de nieve, pero es suficiente para poder subir por el corredor. El corredor son unos 400 metros con una pendiente bastante constante de 45º.

En el corredor hay poca nieve y rascamos algo de roca y hierba, pero como la dificultad es escasa subimos con rapidez.



El puigpedros y su corredor NW


En la parte final del corredor


El corredor es de orientación NW pero curiosamente le entra algo de sol a partir de las 12h, lo cual se agradece porque hace mucho frío.


El cara Oeste del Carlit desde la cima. Por ahí ascendimos hace 3 años el Carlit.


La Pica de Estats


Después de pasar por la cima del Puigpedros de Lanoux, bajamos por la vertiente contraria y pasamos por un collado y ascendemos al pico de la Coma D´Or, desde donde el descenso no tiene ninguna complicación hacia el puerto de Porte Puymorens.


Subiendo la coma D´Or con el lago de Lanoux bajo nosotros


El Puigpedros y la Coma D´Or bajando hacia Porte Puymorens.


Llegando a Porte Puymorens


Y para terminar nuestras incursiones por la Cerdanya  nos vamos al Coll de Mantet para ascender El Roc Colom. Es una cima modesta. Con poco desnivel y teóricamente va a ser un paseo, pero con nieve  la montaña nunca es tan previsible...

Es una montaña con una gran planicie cerca de la cima que nos cuesta lo suyo atravesar. Además las piernas ya no están como el primer día y eso se nota.

El puerto del coll de Mantet me pareció espectacular. carretera estrecha llena de curvas y muy pastoril. Una delicia para los amantes del ciclismo... Alguna vez habrá que volver a dos ruedas.




La zona de Mantet tiene valles inmensos muy pero que muy perdidos, como este hacia el pico de la Dona


El Canigou, gigante del Arriege


Grandes planicies cimeras con Montserrat siempre vigilante en el fondo


Planicies infinitas... no quiero ni pensar lo que suponje caminar hacia los Polos...





Cima de Roc Colom


Llegando a la cima con el Canigou de fondo


Descenso


Volvemos a recorrer lo andado


Las largas sombras del temprano atardecer invernal nos acompañan la última parte