EN RECUERDO DE JOËLLE:

Nos conocimos en el año 2007 en otra gran montaña el Dhaulagiri, ahí compartimos la ilusión de ascender una gran montaña y pudimos comprobar tu dureza y tu capacidad de lucha para alcanzar el objetivo. Fue bonito compartir la expedición contigo y con el resto de compañeros. Por desgracia muchos de ellos ya no están aquí y los que estamos seguimos persiguiendo nuestro sueño, como hicistes tu.
El pasado día 22 de mayo tu vida se apagó a más 7000 metros de altura en el Makalu. Allí quedaste para permanecer siempre en las montañas a las que siempre volviste y en las que seguro que te habría gustado vivir. Ahora siempre estarás ahí y por supuesto en nuestra memoria…
Joëlle Brupbacher falleció en el campo III del makalu a 7400 metros. De nada sirvieron los intentos de Horia Colibasanu y de Peter Hamor para intentar reanimarla. El oxigeno que Mingma llevó hasta cerca de 7200 metros tampoco pudo usarse. Mingma lo dio todo, como siempre, pero es cocinero, no alpinista y exponiendo en gran medida su propia vida, ascendió durante la noche desde el campo base hasta los 7200 metros, donde tuvo que darse la vuelta completamente exhausto y sin posibilidad de continuar. En el intento de rescate participaron también Fabricio Zangrilli, Steve House y Marko Prezelj, que en plena noche ascienden hacia el campo III para ayudar a Joel. Cuando llegar a las cercanía del campo III ya es tarde y Horia y Peter descienden de la montaña, no hay nada que hacer.
La solidaridad y el intento de rescate saca lo mejor de toda esta gente y esto merece ser conocido, al igual que la actitud del guía de la agencia Jagged Globe, Robert Anderson que en dos ocasiones desoye la petición de ayuda que lanza Jorge Egocheaga e impide a uno de sus serpas ascender con oxigeno para ayudar a Joël.
A todos los que han ayudado o querían hacerlo en el rescate, muchas gracias, en cuanto al resto, simplemente desearles que si un día se ven en la misma situación que Joel, tengan a su alrededor gente que los quiera y esté dispuesta a ayudarles…
Recordaremos tu sonrisa...





2 comentarios:

  1. La última vez que vi a Jöelle fue en Rodiles a finales del verano pasado.
    Con su sonrisa siempre.
    Me ha gustado mucho tu recordatorio.
    Desde Asturias

    ResponderEliminar