Okolin

Ver atardecer desde la cima de Okolin, mientras el valle de Baztán empieza a sumirse en las sombras de la noche es un momento realmente mágico...

Con las primeras nieves del Pirineo a lo lejos, en el horizonte...

Correr por el hayedo otoñal de Belate, con el único sonido de las hojas secas bajo tus pies...

Disfrutando del frescor de la tarde, que anuncia la llegada del invierno....

Con las últimas luces del día, mientras las nieblas de la noche van apoderándose del hayedo...

Y escuchando pasar de las grullas hacia el Sur, a sus refugios de invierno, sin duda un lujo que no tiene precio...

El valle del Baztán a los pies del Saioa va inundándose de sombras...

Las nieblas se van apoderando de las vistas...

Cima de Okolin con el Saioa de fondo y el lejano Pirineo en el horizonte

Gartzaga en el descenso de Okolin


1 comentario:

  1. como disfrutas perrako... luego que se nos cargan las piernas... jjjjjj

    ResponderEliminar