Khan Tengri (parte I)

Durante este verano nos proponemos un precioso viaje a Kirguistan, al corazón de Asia Central, para visitar la cordillera del Tien Shan, e intentar ascender allí dos montañas que se encuentran incluidas en el proyecto "Leopardo de las Nieves".

El "Leopardo de las Nieves" se denomina al proyecto de ascender el conjunto de montañas situadas en la extinta URSS, y con alturas superiores a los 7000 metros y que se corresponden con los picos Comunismo 7495 mts, Pobeda 7439 mts, Lenin 7134 mts, Korzhenevskaya 7105 y Khan Tengri 7010 mts. 

En el año 2011 ya tuvimos la ocasión de ascender al pico Korzhenevskaya situado en Tayikistan y en esta ocasión nos dirigimos a Kirguistan para intentar el ascenso de los picos Khan Tengri y Pobeda. 

Las montañas del "Leopardo de las Nieves" no llegan a los 8000 metros, pero muchos alpinistas no han dudado en indicar que su ascensión se asemeja en dureza a cualquiera de las grandes cimas del Himalaya (salvando la diferencia de los 1000 metros menos que tienen...)., así que para nosotros el viaje supone un reto de primer orden.

El plan consiste en ascender primero el pico Khan Tengri de 7010 metros de altitud, como aclimatación para posteriormente intentar un ataque al Pobeda de 7439 mts, aunque somos perfectamente conscientes, de que para que podamos ascender a las dos montañas tenemos que estar muy motivados y las condiciones tienen que ser muy buenas, ya que el Pobeda es una montaña muy muy dura.

Así que con esas intenciones volamos a Bishkek, capital de Kirguistan. El vuelo lo hacemos con la Turkish vía Estambul, donde 5 días antes ha habido un fallido intento de golpe de estado, pero la verdad es que en el aeropuerto la situación es buena y no nos supone ningún problema esa circunstancia.

En Bishkek tenemos poco que hacer, pero como tenemos un día libre lo dedicamos a callejear. Llama la atención para el que nunca ha estado allí y se ha hecho una idea preconcebida del lugar (cosa que no hay que hacer nunca cuando viajas...), que es un lugar bastante desarrollado. Es una ciudad relativamente moderna con avenidas gigantes, aunque con ese aire de decadencia post-soviética típico de estas ciudades de la extinta URSS. 


 Grandes avenidas en Bishkek


Hacemos compra de lo que nos falta para completar la comida de altura y un transporte nos llevará en unas 9 horas a Karkara, desde donde un helicóptero nos transportará al día siguiente hasta el campo base del Khan Tengri y el Pobeda, en el glaciar Inylchek Sur. La ventaja de ese lugar es que desde ahí se pueden atacar tanto el Khan Tengri como el Pobeda, por lo que es una cómoda base si se tiene la intención de subir las dos montañas. También se puede ascender el Khan Tengri desde el campo base situado en el glaciar Inylchek norte, pero desde ahí no hay acceso al Pobeda, aunque la ruta tiene mejor reputación porque tiene un menor riesgo de avalanchas.

El desplazamiento a Karkara se hace principalmente por autovía y buenas carreteras por lo que no se hace demasiado pesado. Además de camino nos podemos relajar a las orillas del lago Issyk Kul, un resort de vacaciones para muchos Kirguizos y que nos deja un poco sorprendidos porque tiene hasta playa... Según nos cuentan, se trata del 2º lago de altura más largo del mundo.


 Transporte rumbo a Karkara


 A orillas del lago Issyk Kul


 En el lugar hay hasta motos de agua... Con el Tien Shan de fondo


 No llegamos a bañarnos pero una cerveza en el chiringo si que cae, que hace calor...


Y después de 9 horas llegamos a Karkara. Las carreteras son buenas pero a pesar de ello llegamos con el culo cuadrado. En ese momento es una bendición poder bajar de la furgoneta y caminar un poco por esos bonitos parajes. Cenamos nada más llegar y nos vamos a dormir que mañana hay que madrugar para coger el primer helicóptero.





 Campamento de Karkara al anochecer




Por la mañana recogemos todo el equipaje y nos dirigimos al helicóptero, un MI-8 Ruso con pinta de ser bastante viejo. La verdad es que eso de volar no es lo mío, pero lo del helicóptero me divierte. Será que me he vuelto loco. El día es magnífico y tenemos un vuelo de lo más tranquilo, aunque si uno se fija con detalle en las capas de pintura que lleva el helicóptero y algún que otro pegote que se ve... bueno, mejor no mirar mucho, el caso es que vuela y ya está...





 Los pilotos. El MI-8 lleva 3 pilotos, será para controlar el millón de botones del panel de mandos


Imagen desde el helicóptero del Tien Shan


Y conforme nos acercamos al campo base van apareciendo miles de montañas nevadas entre las que destacan los gigantes del Tien Shan, el Pobeda y el Khan Tengri rodeados de inmensos valles glaciares.  Y rápidamente uno se da cuenta, de porque el nombre de Tien Shan se traduce como las "montañas celestiales", el lugar el impresionante.

Al campo base también se puede llegar caminando en un trekking de 6 o 7 días. Nos habría gustado realizarlo, pero no hay tiempo. Cuantos más días estemos en el base más posibilidades tendremos de ascender las montañas. Tal vez más adelante... Quien sabe.

 El Pobeda cerca de aterrizar en el campo base


 El Helicóptero nos deja en el glaciar Inylchek Sur, con vistas al Pobeda y al Khan Tengri


 Impresionante visión del Khan Tengri, la pirámide perfecta


En el campo base encontramos una pequeña ciudad compuesta por tiendas de campaña. Nos asignan la nuestra (son de dos plazas) y nos acomodamos. La recepción ha sido al estilo ruso, más fría que el hielo, pero ya nos iremos acostumbrando al carácter de los rusos.


 Campo base


 El campamento es una pequeña ciudad con el pivo Gorki de fondo


A nuestra llegada casi no hay nieve en el campo base, aunque eso no tardará mucho en cambiar y la nieve llegará para quedarse hasta nuestra marcha.





 El lugar es espectacular mires donde mires





Aprovechamos la luna llena para hacer algunas fotos, en esta del Khan Tengri

 El Pobeda, todo un gigante

El tiempo a nuestra llegada es muy bueno y después de dos días va a empeorar radicalmente, así que optamos por salir al día siguiente mismo para montar los campos 1 y 2. Sabemos que es una subida muy acelerada teniendo en cuenta que estamos recién llegados, pero nos conocemos en altura y sabemos hasta donde podemos llegar. El campo base está a 4000 metros que entendemos que no es demasiada altura. Nuestra intención es subir a montar el campo 1, a 4300 mts y si nos encontramos bien, subir al día siguiente al campo 2, a 5200 mts, para volver al base. Además si nos encontramos bien, también dormiremos en el campo 2.

Y con esa perspectiva, el día 25 de julio salimos rumbo al campo 1. El camino recorre la morrena lateral del inmenso glaciar Inylchek para introducirse posteriormente por el centro del glaciar. Es un recorrido que tiene algunas grietas pero no son muy problemáticas y están visibles. La huella está marcada y el desnivel es suave por lo que subimos a buen ritmo y en menos de 3 horas estamos en el campo 1.

 Comezando el ascenso


 Con el Khan Tengri de fondo, el camino se dirige hasta su base


 En el glaciar Inylchek Sur


Horizontes infinitos en el glaciar Inylchek Sur


 Cerca del campo 1, el tiempo empeora un poco


Montamos la tienda en un terreno entre pedregoso y terroso con algo de humedad, pero bastante cómodo. En el lugar solamente hay otras 4 tiendas. Cerca del campamento hay un pequeño lago y un barranco del glaciar por el que baja agua y no tenemos que derretir nieve.

Las vistas son espectaculares en medio del gigantesco glaciar Inylchek, donde nos encontramos en completa soledad. Sin duda un lugar de ensueño.


 Tienda en el campo 1


Vistas desde el campo 1


Al día siguiente nos levantamos temprano. Hay que abandonar el glaciar Inylchek y tomar el ramal del glaciar Semenensosky, para superar el temido "cuello de botella", que canaliza las avalanchas que caen desde lo alto del pico Chapaev, que se encuentra 1800 metros por encima de nuestras cabezas. El sol incide en su cima desde primeras horas de la mañana y hay que pasar esa zona temprano porque desde media mañana las avalanchas de nieve, piedras y hielo son constantes y es el punto negro de la ruta.

Intentamos pasar por ese lugar temprano, aunque no lo suficiente y cuando lo atravesamos el sol ya incide en la parte alta. A pesar de ello, el día está algo nublado, lo que juega a nuestro favor y no tenemos mayor problema de pasar por el cuello de botella. Es un lugar especialmente peligroso después de las nevadas y a nuestro paso parece que la nieve se encuentra muy asentada.

Camino al campo 2 tenemos que superar 1000 mts de desnivel cargados con peso y estamos cortos de aclimatación, por lo que la subida se hace dura, aunque en poco más de 3 horas llegamos al campo 2 a 5300 mts.


 Dirigiéndonos hacia el cuello de botella, bajo las paredes del pico Chapaev


 Cuello de botella, se pueden ver los puntos en el glaciar, de los montañeros que ascienden al campo 2


 Hacia el cuello de botella


 Vista hacia atrás, dejando abajo el glaciar Inylchek


 El sol empieza a incidir en el pico Chapaev y cuanto antes subamos, mejor


 El camino recorre lugares espectaculares bajo el pico Chapaev con el Pobeda de fondo


 Otra visión bajo el pico Chapaev


En el cuello de botella


 Ascenso entre los seracs de hielo


 Y vemos ya el campo 2, bajo la pirámide final del Khan Tengri


Montamos la tienda tras hacer una plataforma y nos metemos en la tienda a derretir nieve, comer, beber y descansar algo, pero se acumula de tal forma el calor dentro de la tienda, que tenemos que salir y buscar cobijo en una cueva en la nieve que hay en el lugar.

Despatarrados y muertos de calor dentro de la tienda...


A partir de media mañana, la caída de nieve hielo y rocas por el cuello de botella que tenemos de frente es constante, aunque estamos en un balcón y bien protegidos, con unas vistas magníficas.


 Campo 2 y Pobeda de fondo


Vistas desde el campo 2, en la parte inferior se puede adivinar el valle por el que se realiza el ascenso


Durante la noche el tiempo empeora y nieva con algo de ventisca. Hemos dormido poco y bastante apretados y al amanecer el tiempo sigue nublado. Además he tenido un leve dolor de cabeza y no queremos forzar la aclimatación, por lo que decidimos descender sin intentar alcanzar el campo 3, que era algo que habíamos barajado durante la tarde anterior.

Para ser nuestro primer contacto con la montaña,  la salida ha sido todo un éxito. Hemos montado campo 1 y campo 2 y hemos dormido a 5300 mts. Veremos que nos depara la montaña más adelante pero por el momento la cosa va bien.

Se anuncian nevadas importantes y hasta que no estemos en la misma cima, es una incógnita si vamos a poder ascender a esta bonita montaña que con sus formas y paisajes ya nos ha enamorado.

¡Sin duda pelearemos para llegar a la cima!


Tiendas en el campo 2 al amanecer


El Pobeda bajando por el glaciar


Bajando por el glaciar el día mejora y podemos disfrutar de las magnificas vistas del Pobeda, aunque en estos momentos nuestra cabeza está centrada solamente en el Khan Tengri. El Pobeda será otro cantar.

En el campo base, la agencia que lleva la logística tiene una falta de previsión total y no podemos ni echarnos una ducha porque según nos indican no hay gas. La verdad es que es un lugar precioso y donde nos encontramos cómodos, pero la organización deja mucho que desear.


 La piramide final del Khan Tengri desde el campo base. Sin duda sus formas nos han cautivado...


En el campo base y toca alimentarse y descansar para recuperar fuerzas para la próxima incursión en la montaña.

Por desgracia en los días siguientes, los pronósticos se cumplen y cae mucha nieve. Además el pronóstico del tiempo anuncia una nevada dentro de dos días que llegaría a acumular más de 2 metros de nieve en la cima del Khan Tengri en un solo día... El miedo que tenemos es que la nieve caída aplaste las tiendas o alguna avalancha arrase los campamentos de altura, lo que nos dejaría en una difícil situación.

Veremos como acaba esto, pero lo cierto es que conforme vemos nevar pensamos que se nos escapan las posibilidades de ascender al Khan Tengri.

En el Pobeda las cosas no están mucho mejor. Los alpinistas que intentaban su ascenso han sufrido una avalancha cuando se encontraban en las tiendas del campo 1, que ha resultado arrasado y alguno de los alpinistas ha sufrido daños por golpes o contusiones y abandonan la montaña.

El ánimo cae, pero tenemos que esperar nuestra oportunidad...


Campamento base después de una de las nevadas




























4 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Si Pau! Un sitio que son duda hay que visitar. Abrazos.

      Eliminar
  2. Que bonito Ignacio! Las fotos chulísimas y también el relato. Esperando ya la segunda parte...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Eneko!! A ver cuando saco un ratillo y sigo con el relato. Abrazos!!

      Eliminar