Monte Perdido y alto Sobrarbe

Después de nevada tras nevada, nos encontramos que ya se ha pasado el invierno y de repente y casi sin querer nos encontramos en pleno verano. Así que para terminar con buen sabor la temporada de piolos, nos vamos a la cara norte del Monte Perdido.

Hace mucho calor así que decidimos subir desde Pineta del tirón, saliendo muy temprano. Tan temprano como que a las 23:30h de la noche ya estamos andando. La subida se hace muy llevadera con el frescor de la noche y en poco más de 3 horas nos plantamos en el Balcón de Pineta. 

De ahí a la base de la norte queda poco y a mitad del primer corredor nos sorprende la luz del alba en el horizonte. 

La nieve se mantiene bastante dura durante las horas nocturnas y subimos bastante rápido y sin asegurar. En el último corredor ya nos calientan los primeros rayos de sol y encontramos un tramo ya sin nieve (normal a final de temporada) donde ponemos mucha atención por la mala roca que presenta.   

A las 7:00h estamos en la cima. Ha sido una ascensión que en el tramo final se ha hecho dura, pero preciosa y buen colofón para esta temporada, en la que no hemos podido hacer mucha montaña.



 En el glaciar intermedio una vez superado el primer corredor


 Amanecer con la Munia de fondo


 Primeros rayos de sol incidiendo en la montaña, comenzando el último corredor de la ruta


 Tras la escalada en terreno descompuesto cogemos las últimas lenguas de nieve


 Saliendo de las últimas fuertes pendientes, con la cara Norte ya a nuestros pies


 Amanecer sobre el valle de Pineta


 Panorámica hacia Pineta con el Soum de Ramond en primer término y la sierra de los Verdes y Cotiella de fondo


 Últimas pendientes a la cumbre


 Panorámica hacia Pineta


 En la cumbre del Monte Perdido disfrutando de buenas vistas


 Bajo la cara Norte del Monte Perdido


 Embudo final en el acceso al Balcón de Pineta


 Descendiendo del Balcón de Pineta


 El camino del balcón de Pineta se muestra como siempre espectacular


Al día siguiente necesitamos un lugar en el que soltar un poco las piernas de la dura jornada anterior y encontramos el lugar perfecto en el pico de Bataillence, donde realizamos un recorrido circular subiendo por el ibón de Salcorz y bajando por el antiguo puerto de Bielsa.

Un terreno muy diferente al del día anterior y donde disfrutamos de una relajada jornada de montaña.

 En algunos lugares aflora el color rojizo del abundante hierro que contiene el subsuelo y que arrastran las aguas


 Cresteando entre el pico Salcorz y el Bataillence


Descenso a la boca sur del túnel de Bielsa por el barranco de Pinara


Un fin de semana perfecto en el alto valle del Sobrarbe.



2 comentarios:

  1. Preciosa actividad... Cómo sabeis buscar la libertad... Ella os guía a esos sitios soñados donde se hacen realidad... Graciassssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Francis, ya sabes la montaña te hace libre!!! Abrazos!!!

      Eliminar